Lote de exploración petrolera en territorio awajún, concedido sin consulta.

Lote de exploración petrolera en territorio awajún, concedido sin consulta.


El líder awajún Santiago Manuin ha declarado hoy en los principales medios capitalinos sobre las reiteradas veces en que los diversos gobiernos han dispuesto del territorio awajún sin consultar a sus habitantes: una de ellas ocurrió el año pasado tras la concesión del Lote 116 a la petrolera Hocol. Aquí la historia, especialmente para quienes no nos informamos en ese momento.

La creación del Parque Nacional Ichigkat Muja fue parte de un acuerdo entre el Inrena y el Consejo Aguaruna Huambisa pero, en noviembre 2006, el Gobierno destinó más de 853 mil hectáreas de dicho parque al Lote 116 que entregó a la petrolera Hocol Colombia.

El manejo de esa zona ya había sorprendido hace una década a los awajún, pues comunidaes tituladas pasaron a ser parte del área reservada Santiago-Comainas que creó el gobierno de Alberto Fujimori en 1998, después de la guerra del Cenepa.

La empresa francesa Maurel & Prom vendió Hocol Colombia a Ecopetrol Colombia en marzo de este año, pero mantuvo el 100% del permiso para explorar el Lote 116, superpuesto al área reservada Santiago Comainas.

Luego que Manuin recordó que los ‘cogió en frío’ que les dijeran que ese territorio era de la Hocol, el párroco de Santa María de Nieva, Fermín Rodríguez Campoamor, comentó con este blog cómo ocurrió la reunión de ‘participación ciudadana’ de los representantes de Petro-Perú y Hocol el año pasado con los ciudadanos de Santa María de Nieva: sin opción a preguntas de la población.

El sacerdote español -que trabaja hace 16 años en la tierra del líder awajún baleado el 5 de junio- destacó que una empleada de Petro-Perú y un representante de CONAP -organización amazónica poco menos representativa que Aidesep- monopolizaron el micrófono y los representantes colombianos de la empresa se retiraron al poco tiempo de iniciada la reunión.

Rodríguez quedó tan sorprendido de las irregularidades de la reunión que envió una crónica de lo sucedido al presidente de la empresa Hocol en junio 2008.

Días después, 87 apus representantes de 55 comunidades de la cuenca del río Santiago se dirigieron por escrito al presidente García, el entonces primer ministro, el ministro de Energía y Minas y la presidenta del Congreso. Expresaron su “rotundo rechazo a las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos lote 116 en la cuenca, por la empresa HOCOL, contrato firmado por la empresa Pluspetrol”.

Además, solicitaron “al gobierno central, regional y local desarrollar diseñar programas y proyectos que no atenten al medio ambiente y a los recursos naturales”.

El discurso, desde entonces, por parte de los awajún wampís, no ha cambiado. Exigen respeto a su derecho a ser consultados sobre acciones que los afectan y a evaluar -con especialistas independientes- los estudios de impacto ambiental que realicen las empresas que quieran operar en sus territorios.

A continuación, un texto escrito al día siguiente de la tragedia del 5 de junio por el párroco de Santa María de Nieva, con el fin de documentar el proceso que está ocurriendo en el Perú. Las cifras de muertos no corresponden -recordarán que había gran contradicción en los dígitos apenas ocurrió todo- pero interesa destacar la información sobre los nativos que estuvieron en la Curva del Diablo -sin armas- y la lógica que guiaba sus acciones. El texto es tomado de la hoja parroquial del 7 de junio en Santa María de Nieva.

Texto del 7-6-2009, difundido en Sta. Ma. de Nieva, capital de la provincia de Condorcanqui.

Texto del 7-6-2009, difundido en Sta. Ma. de Nieva, capital de la provincia de Condorcanqui.

Un texto académico enumera los lotes concedidos por el Gobierno peruano que se superponen con áreas nacionales protegidas (p. 5)

Mapa completo del Lote 116

Esta historia resumida en inglés por Inka Kola News