Lorenzo Quispe pidió apoyo de la Fiscalía para exhumación de otras fosas en Putis. (Foto: JF)

Lorenzo Quispe pidió apoyo de la Fiscalía para exhumación de otras fosas en Putis. (Foto: JF)


El Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) y el Ministerio Público entregaron hoy a comuneros de Putis 92 ataúdes, 28 de los cuales estaban identificados con nombre y apellido. Pasaron 25 años para que la investigación fiscal avanzara, ahora falta que la Segunda Fiscalía Especializada de Ayacucho formalice la denuncia de este caso ante el Poder Judicial. No queda ninguna diligencia derivada de las exhumaciones del 2008.

Uno pensaría que este acto, de restitución de los restos a familiares que sufrieron por la pérdida violenta e injusta de sus parientes los consolaría o aliviaría, pero Putis está como hace 25 años: sin escuela y sin seguridad ante la violencia. San José de Secce -donde fue el ataque del narcoterrorismo hace dos semanas- queda a dos horas de allí. Cayramayo pertenece a Putis y los pobladores de dicho lugar piden que vuelvan a instalar la base militar que cerraron hace unos meses porque se sienten intranquilos y preocupados. “Es muy triste nuestra comunidad”, comentó uno de los consultados por este blog.

El presidente de la Asociación de Afectados por la Violencia, Lorenzo Quispe, agradeció y felicitó a todos quienes permitieron que ahora puedan enterrar a sus seres queridos el 29 de agosto. Pero además pidió al presidente de la junta de fiscales, Javier Gonzales Torres, apoyo para que se realice una segunda exhumación en Putis. Por ejemplo, su padre sigue desaparecido. Según los sobrevivientes de la masacre de diciembre de 1984 -a manos de efectivos del Ejército- son unas 400 personas en total las muertas y desaparecidas en Putis. A la fecha, son 92 los restos recogidos en la fosa que queda detrás de la iglesia del centro poblado.

Colocación de ataúdes antes del acto de entrega a los deudos de Putis.

Colocación de ataúdes antes del acto de entrega a los deudos de Putis.

José Pablo Baráybar, director de EPAF, se sentía frustrado de que esta entrega de restos fuera como equivalente al tamaño de un alfiler. “Esto es como el 0,07% de avance de entrega de restos a sus familiares. No hay nada que celebrar”, comentó.

Durante la actividad, realizada en el local del Ministerio Público de Ñahuinpuquio, a unos 20 minutos del centro de Huamanga, Baráybar explicó a los familiares y autoridades de Putis presentes -con detalle y proyectando fotos- el cuidado de los procedimientos aplicados para que los huesos y las ropas ‘hablen’ después de 25 años.

El forense mostró fotos de huesos despedazados que luego pegaron para poder reconocer dónde se produjeron los orificios de balas FAME (Fábrica de municiones del Ejército). En algunos casos, pedazos de bala se quedaban en los huesos. En otros casos, era posible verificar la trayectoria de los proyectiles con los huecos que dejaron los disparos en las ropas.

Baráybar también llamó la atención al hecho que casi la mitad (45%) de los 92 cuerpos hallados en esa exhumación de mayo 2008 correspondieran a personas que tenían desde menos de un año hasta 17 años. 39 de ellas murieron con lesiones de bala en hueso; a dos de las 92 les dispararon y acuchillaron.

Un integrante de EPAF tradujo dicha explicación en simultáneo al quechua, lo cual generó gran atención por parte de la audiencia durante la descripción del trabajo hecho con los restos hallados en la fosa.

Baráybar refirió que una gran dificultad para no haber podido identificar con nombre y apellido más restos era el paso del tiempo y, en segundo lugar, que muchas familias murieron completas y no había a quién tomarle una prueba para contrastar el ADN.

“La ciencia no puede hacer nada más para identificar a los demás: hoy hemos agotado todas las posibilidades”, acotó.

Lorenzo Quispe invitó a que los acompañemos el 29 de agosto al entierro. En los últimos meses han estado construyendo un camposanto con sus recursos y con donaciones. La ONG Paz y Esperanza de Ayacucho -que asiste legalmente a los deudos de los muertos de Putis- está
convocando a una primera actividad de condolencia con dichos peruanos -en Huamanga- el próximo 27 de agosto. El entierro en Putis será el 29.

Otra actividad para que el Estado actúe a favor de los familiares de los 15,000 desaparecidos en el Perú se realizará este 28 en Lima.

La señora perdió a sus hijos y recibió los restos identificados.

La señora perdió a sus hijos y recibió los restos identificados.


Fuentes del Ministerio Público indican que en setiembre -en dos semanas- se les acaban los fondos recibidos por cooperación internacional para exhumaciones. No se ve a dónde han ido dichos fondos. No más de 200 restos han sido devueltos a sus familiares en los dos últimos años.

Los nombres de las personas asesinadas en Putis cuyos restos pudieron ser identificados son:
Ambrosia Solier Cusiche, Ernesto Limancca Solier, Agripina Curo Soto, Mendoza Curo, Mendoza Curo, Mendoza Curo, Leocadia Ccente Rmero, Potosino Ccente, Delfina Madueño Curo, Filomena Madueño Coronado, Guillermo Fernández Quispe, Felix Fernández Fernández, Juan Rosa Fernández Fernández, Celestina Cusiche Fernández, Anatolia Centeno Chávez, Ramón Condoray Quispe, Rita Condoray Quispe, Octavio Condoray Ccente, Saturna Condoray Huayllasco, Monja Huayllasco Huamán, Reynalda Condoray Huayllasco, Mauro Condoray Curo, Lucio Condoray Curo, Demesia Curo Soto, Justina Lunasco Quispe, Apolinaria Quispe Gamboa, Teodora Quispe Huayllasco.

Una columna de Juan de la Puente sobre el silencio de los medios ante este hecho