Esta tarde la agencia Andina difundió la percepción de Confiep -uno de los dos principales gremios empresariales- sobre cómo debe
continuar el diálogo entre las organizaciones de la Amazonía y el Gobierno: la visión tiene al menos tres carencias.
– Los reclamos de la selva no se reducen a ‘ánimos exacerbados’.
– La Comisión formada por el gobierno para buscar el diálogo -de acuerdo a la norma publicada en El Peruano- no incluye a la Defensoría del Pueblo.
– Quien dialogaba hasta antes del 5 de junio con el Gobierno, Aidesep, representa 1350 comunidades nativas (56 federaciones) frente a 750 comunidades y 40 federaciones nucleadas en torno a Conap. Es decir, era el ‘verdadero’ representante o, al menos, la organización con mayor peso. Los apus (jefes) de las comunidades se organizan y se hacen representar en federaciones nativas (por cuencas u otras divisiones no necesariamente provinciales o distritales) y éstas eligen a sus representantes en Aidesep o Conap.

Sugiero que sus asesores les preparen una síntesis del panel de ayer en RPP pues la nota disponible en línea rescata poco de lo que aportaron el psicólogo Jorge Yamamoto, el abogado César Guzmán Barrón y el antropólogo Rommel Plasencia.
Aquí la intervención del psicólogo social, quien destacó que la población de la Amazonía es una de las que vive en mayor armonía con su entorno y tal es un factor a tener en cuenta en la discusión sobre tierra, territorialidad, cultura y costumbres.

A continuación, la nota de Andina con la posición de la entidad empresarial.

Confiep pide a comunidades amazónicas participar en diálogo y buscar solución por consenso

Lima, jun. 14 (ANDINA).- El presidente de la Confiep, Ricardo Briceño, invocó a los representantes de las comunidades amazónicas aceptar el diálogo planteado por el Ejecutivo y buscar una solución a todas sus demandas a través de la concertación.

Asimismo, instó al Congreso a tomar “todas las medidas necesarias” para atender los reclamos de ese sector de compatriotas y, de ese modo, garantizar la paz social en el país.

“Es importante que las bancadas del Parlamento hayan llegado a un acuerdo y que las comunidades de la selva entiendan que se ha atendido uno de sus reclamos. Ahora pueden sentarse a dialogar con una vista a largo plazo”, manifestó.

En ese sentido, consideró importante continuar el diálogo con los “verdaderos” representantes de las comunidades, pues de esa forma se garantizará que los eventuales acuerdos a los que se arriben cuenten con el respaldo necesario para ejecutarse.

Además, saludó que con la suspensión de los dispositivos se haya conseguido en el Parlamento una válvula para aliviar la tensión social, mientras se buscan los consensos necesarios con las comunidades nativas de la Amazonía.

“Ahora considero que el Poder Ejecutivo tiene que iniciar un diálogo con las autoridades elegidas, como los gobiernos regionales y con los verdaderos representantes e las comunidades de indígenas”, declaró a la Agencia Andina.

El dirigente empresarial refirió que la participación de la Iglesia Católica y la Defensoría del Pueblo en las conversaciones, le otorga garantía y equilibrio al proceso, por lo que expresó su confianza en que los indígenas se sentarán a dialogar.

Del mismo modo, invocó al Parlamento a adoptar todas las medidas necesarias para calmar los ánimos en las comunidades de la Amazonía.

“Saludamos que se haya podido dar un consenso en el Parlamento, por lo cual esperamos a que las comunidades entiendan que se han satisfecho sus aspiraciones e invocamos al Parlamento a que luego tome las medidas necesarias para completar los procedimientos de tal manera que se calmen los ánimos en la selva”, detalló.

En otro momento, Briceño refirió que el empresariado tiene que hacer una mejor labor de difusión de los beneficios de la empresa formal y sus compromisos con el medio ambiente.

“Eso es algo que nos falta, que debemos realizar y lo vamos hacer”, anotó.