Tiwi estudia una maestría en ddhh en Lima.

Tiwi estudia una maestría en ddhh en Lima.


Fermín Tiwi Paati (39), nacido en Uut (Imacita-Amazonas), presenta su visión de lo ocurrido en las relaciones Gobierno-pueblos amazónicos y explica cuán importante es para los awajun-wampis defender la integridad física de los seres queridos.

¿Cómo explicar las muertes de policías en la estación VI de Petroperú?
Hay mucha confusión que el Gobierno ha creado desde la dación del paquete legislativo que los pueblos amazónicos rechazan tajantemente porque atentan contra el derecho al territorio ancestral. La política del gobierno es extraer recursos naturales de manera indiscriminada. Los pueblos amazónicos existen gracias a la naturaleza: es nuestro medio, nuestro mercado, nuestra farmacia, buscan los recursos ictiológicos para pescar y ahí (los pueblos) han construido su costumbre, su cultura. Por eso se levantaron en paro. En los 53 días no se ha visto amenaza (del lado de los nativos) ni tratando de asesinar. Los awajun-wampis son pacíficos, han estado exigiendo su derecho a ser escuchados para que las normas (decretos legislativos) sean derogados, no modificados.
– Se decía que el primer ministro pedía a Pizango indicara qué partes de las normas los afectaban.
(El motivo del reclamo) no era por qué decreto los afecta sino por la política atentatoria contra el derecho territorial ancestral y porque la implementación de normas no ha sido consultada. Yo soy awajun y vemos agresiones de dos tipos: una es la política etnocida del discurso de desarrollo y frente a esta política los pueblos exigen para que (los decretos) sean derogados. La otra es una agresión bélica, con armamento de guerra (el viernes por la mañana). Los indígenas para el Estado, para el Gobierno ¿son enemigos? Siempre vamos a defender: sin territorio los pueblos indígenas no existen.
– ¿Qué pasará ahora?
– Acá no ha terminado nuestra protesta, nuestra exigencia. Con lo que se derogue nuestros reclamos no van a terminar. Nuestra existencia como pueblos está ligada a la Amazonía. Cuando se declara estado de emergencia es dar la facultad… es una forma de decir a los policías “cuando haya choque, ¡ya! balazo”. Es un claro ejemplo que se ha dado ahora. ¿Entonces, dónde está la conciencia humana, el sentimiento humano? Estaban exigiendo que los decretos sean derogados, pero los despejaban con armamento de fuego. (Los manifestantes) Han visto cómo estaban matando a sus hijos, sobrinos, primos. Morir delante de tu propio padre es una ofensa. La reacción es pues ‘¿entonces nos mataremos?’. Los awajun y los wampis como pueblo jíbaro somos bien celosos -vengativos- de proteger la integridad física, la salud de los seres queridos, no nos gusta ser agredidos. Nos han agredido.
– Hay imágenes duras del ataque a los que bloquean la carretera el viernes…
Los maltratan además con lenguaje discriminatorio, chunchos, salvajes. Si los policías son tan humanos ¿por qué no los han llevado a la carceleta? Eso es una ofensa, no se puede confundir con pelea de la calle, de la ciudad. Es dejar seguro, asegurar territorio para nuestra y otras generaciones, defendemos el medio ambiente. Por eso queremos pedir una investigación o comisión de la verdad acerca de todos los paisanos que hemos perdido. Las versiones (oficiales) son netamente falsas y eso nos indigna. Ya hay personas que han viajado para constatar porque estimamos que hay unos 100 muertos o desaparecidos y Alan García no puede quedarse impune. Como pueblos amazónicos lamentamos la pérdida de los hermanos policías y de los hermanos amazónicos. ¿Por qué los mandaron como carne de cañón? Indignados estamos matándonos como hermanos. Y ahora nos están choleando, indianizando. Esa no es la manera: mi pueblo es pacífico.
Muchas gracias por ayudarnos a entender y compartir esta información.
El gobierno tiene que tener la capacidad de gobernar un país de carácter pluriétnico, plurinacional, multiétnico. Estamos bien dolidos, yo he perdido diez familiares.
¿No están en las listas?
Algunos están pero de otros tenemos que averiguar. Hay versiones de los mismos awajun que han sido incinerados y tirados en el río Marañón, en la orilla del Utcubamba, tenemos que esperar la información.