El 27 de marzo último, el ministro de Educación peruano, José Chang tildó de chabacano al presidente de Bolivia Evo Morales por llamar “gordo” a Alan García. El reportero de RPP que estuvo hoy con el vicepresidente Giampietri presionó tres veces hasta lograr palabras ofensivas contra Morales: refraseó de otro modo su pregunta, recordando la vez en que el líder boliviano aludió al peso de AGP. Entonces, Giampietri respondió y dio lugar al mentadísimo soundbite del día: “Morales debería mirarse al espejo”. Es lamentable este carácter mendicante del periodismo que busca insultos de vuelta.
Por otro lado, el canciller José Antonio García Belaunde informó el viernes último del asilo concedido al ex ministro boliviano Jorge Torres Obleas, pero la decisión había sido adoptada la semana anterior, en la misma que se respondió al venezolano Manuel Rosales. ¿A qué se debió la dosificación de la información una semana después?

De acuerdo a información de la agencia EFE firmada en La Paz, “permanecen en Perú tanto Torres Obleas, como los ex responsables de las carteras de Salud Javier Torres Goitia y de Participación Popular Mirtha Quevedo, cuya situación también está evaluando el Gobierno de Lima”.
La agencia española también indica que están aquí los ex ministros de Defensa Carlos Sánchez Berzain y de Hidrocarburos Jorge Berindoague.
Sólo una nota adicional: Chang y Morales también actuaron como mendigos de soundbites, pero desde el otro lado de la cancha: esperando que esas fueran as frases que escogieran los medios. Evo lo logró al calificar ayer de chabacano a su colega peruano recurriendo a la palabra usada por el titular de Educación y que también generó sus respectivos titulares en marzo.
Una excelente película sobre cómo los políticos buscan sus ‘soundbites’ y cómo los periodistas somos tan previsibles para convertirlos en titulares es ‘Speechless’ (1994). El título en castellano fue ‘La batalla de los sexos’ y actúan Geena Davis, Michael Keaton y Christopher Reeves. Los dos primeros encarnan a redactores de discursos de candidatos al senado de Nuevo México y Reeves a una estrella del periodismo televisivo, un famoso ‘cubreguerras’.