M. Velasco)

Primera protesta del 3 de enero. (Foto: M. Velasco)

Desde antes de Navidad algunas líneas de combis de Lima dejaron de pasar por la Av. Pardo de Miraflores y fueron desviadas a Enrique Palacios y Dos de Mayo, cuyas pistas sólo pueden soportar tráfico liviano porque son vías residenciales. Mañana jueves los vecinos realizan una caminata hacia la Municipalidad para protestar por el daño que la denominada ‘reforma del transporte’ está causando en sus vidas.
Según los vecinos de E. Palacios, Dos de Mayo, Leoncio Prado, General Suárez y aledañas, son más de dos mil familias afectadas por el cambio de rutas de 17 empresas de transporte que suman un movimiento de unas mil combis por día en la zona mencionada.
Las consecuencias han sido contaminación ambiental, ruidos molestos debido al sonido de claxon y presencia de llamadores de pasajeros, entre otras.
Las combis ‘Chama’ colocaron avisos para sus pasajeros indicando que la medida era hasta la cuarta semana de enero, sin embargo, la mayoría de vecinos y transportistas se enteraron sólo una vez que empezaron los desvíos, la acción los tomó por sorpresa cerca de las fiestas de fin de año.
Los carteles y gigantografías que ha colocado la Municipalidad de Miraflores en áreas cercanas al Parque Kennedy hacen suponer que Masías no ha dispuesto esta medida para que sea provisional. Los letreros indican que el alcalde prometió una reforma del transporte y está cumpliendo con su promesa. Quizá está cumpliendo con las familias de la Av. Pardo y abusando de las que viven en las otras calles mencionadas.