25dic41El Malecón de Miraflores suele ser lugar de paseo de vecinos de dicho distrito y de turistas, pero esta tarde un público mucho más variado acudió a pasear, observar el vuelo de los parapentistas, o tomar un helado.
A mitad de la tarde, unas 150 personas bordeaban el área de salida y aterrizaje de parapente mientras comían helados o disfrutaban del césped y un sol amable.
– Parece que cuesta 70 dólares pero también se puede pagar en soles -decía una adolescente a un familiar.
25dic6
Por la vereda del malecón no paraban de circular familias, familias con perro, familias con tres perros, parejas, parejas con cámara, deportistas, extranjeros y locales que miraban con una sonrisa las decenas de parapentes en el cielo de la Costa Verde.
parapente25
– No lo levantes, papi, que no sabe levantarse -decía una niña sobre su scooter mientras se burlaba de su hermano menor -con casco y rodilleras- quien se resbalaba en sus patines nuevos.
– No puede… -comentó el padre mientras sostenía al niño de un brazo pero éste seguía sin poder pararse.
– ¡Pero ayúdalo pues! -agregó la mamá con cara de furia.
Más allá, niños miraflorinos probaban sus nuevas espadas, accesorios para malabares, celulares, mientras otros venidos de otros distritos, jugaban echados a tirarse girando sobre las lomitas de pasto.
25dic5