Uno de los afiches del Programa de Acceso a la Justicia en Comunidades Rurales (Projur)

Afiche del Programa de Acceso a la Justicia en Comunidades Rurales (Projur)

Actividades en Lima y en Ayacucho marcan el 60° aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos entrega su premio anual a los Hermanos Maryknoll y a la periodista Anuska Buenaluque, en tanto que en Huamanga, Huanta y Putis, recordarán a los desaparecidos y asesinados en dicha comunidad huantina.

Ayer en una melodramática entrevista de Cecilia Valenzuela, la hija del General Eduardo Bellido Mora indicaba que su familia no tenía dinero para afrontar el proceso judicial de su padre y de forma irónica reclamaba por qué Aprodeh o IDL no lo había representado.

La semana pasada, el nuevo comandante general del Ejército, el Gral. Otto Guibovich, se solidarizaba con quienes injustamente enfrentan procesos judiciales por “supuestas violaciones” a los derechos humanos y destacó que “nadie” ha estudiado hasta el momento las secuelas psicológicas que ha dejado la guerra en los miembros de su institución.  Hoy, durante la ceremonia por el Día del Ejército declaró que durante la lucha contra la subversión “no hubo violación sistemática de los derechos humanos”, que hay una gran cantidad de personas con discapacidad y que las consecuencias de lo ocurrido -en el Ejército- no se han analizado en detalle.
Pero los derechos humanos no son monopolio de una entidad ni de un grupo en particular: por ello aún sorprende que sectores del país se ataquen mutuamente y reclamen que se defienden los derechos humanos de unos pero no de los otros, y viceversa: ¿Hasta cuándo lo mismo?
Para revisar esas dos partes de la cuestión: las FFAA han destinado abogados para ver las causas de los miembros de la institución (salvo excepciones), así como las ONG de derechos humanos han defendido (salvo excepciones) a familiares de acusados por terrorismo y de inocentes que no tenían recursos para encarar un proceso judicial.
Si revisamos el escenario de disputas y debates sobre los derechos humanos en el Perú, sólo confirmaremos que la polarización en el discurso persiste y que queda un largo camino no sólo para que se respeten los ddhh, sino para que cesen las visiones tan radicales desde los dos polos sobre un mismo asunto.
La Asociación Paz y Esperanza de Ayacucho y SER-Ayacucho han organizado para mañana ‘Solidaridad y Justicia para Putis’, un acto en el Centro Cultural de la Universida de Huamanga, en tanto que el sábado en la comunidad de Putis se realizará una ceremonia de conmemoración y la colocación de la primera piedra de un camposanto.
La Declaración Universal se refiere a derechos iguales para todos desde que nacemos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.
Hay tantos derechos humanos que no se cumplen en el Perú que da pena revisar la Declaración: no sólo los referidos al conflicto armado interno (en el pasado y en el presente: recordemos en VRAE y el Huallaga), sino los referidos a la vida en general de cualquier niño o ciudadano.
Ver los documentos que emitieron el secretario general del Ministerio de Defensa y el general Guibovich con respecto a Putis (en resumen indican que “no hay archivos”, pero ofenden a los peruanos al no indagar en la memoria de los oficiales que prestaron servicio en Huanta en la época)http://www.mindef.gob.pe/informacion/documentos/doc_2.pdf
La Declaración Universal de los Derechos Humanos (30 artículos)
Otro afiche elaborado por Projur.