Las entrevistas que realizaron anoche Nicolás Lúcar y Alejandro Guerrero a Rómulo León Alegría plantean más preguntas sobre a quiénes sirven los medios, en este caso: ATV y Panamericana Televisión. Panorama y Día D optaron por un encuadre en el que León parecía estar en la sala de su casa -delante de un aparato de sonido y un televisor nuevos- no en una prisión.

Una de las frases de León que más llamó la atención en la entrevista en Panorama fue “(Alan García al final de su mandato) no habrá inaugurado un hospital como los que requiere el país: es lamentable”.

¿Por qué de pronto el reo es la voz autorizada para declarar en estos canales de TV? ¿Por qué un sector del Apra lo usa para despejar el vínculo con el presidente? ¿Acaso no es un ‘mensajero’ descalificado?

Por otro lado, Carlos Raffo dice haber cometido un “gravísimo error político” al haber visitado a Rómulo León el mediodía del sábado y pretende evidenciar una guerra entre fujimoristas y apristas. Lo único que ocurre con estos hechos es dilatar y empobrecer el trabajo de la comisión investigadora del Congreso.